jueves, 13 de noviembre de 2008

De Elena Jiménez

Creo que la relación de los dos hermanos es tan humana que engancha su ternura. Hoy en día las relaciones son más individualistas ya desde la infancia y adolescencia. En esta obra se presenta impecablemente una narración estructurada y "redonda", un lenguaje sencillo y pulcro que llega a cualquier edad. Además, la historia está plagada de acción que le da un ritmo trepidante a la obra, en la que el amor o la traición son elementos fundamentales. Enhorabuena por Estirpe Salvaje, estoy segura de que esta obra dará que hablar.

Elena Jiménez