lunes, 19 de enero de 2009

Desde la dársena de Margarita

Cuando encontré Estirpe Salvaje entre todos aquellos libros juveniles, me hizo bastante ilusión. Ya conocía su portada y otros detalles, pero así en “persona” me gustó mucho más. Tenía unos bordes plateados en los que no había reparado, y al abrirlo me pareció un libro muy bonito y cuidado con aquellos adornos en las páginas y el mapa del Reino de Slavamir. Una novela que no pasaba inadvertida, seguro.

Yo no soy muy aficionada a este tipo de literatura con guerras y batallas épicas, pero sabía del buen hacer de Montse como escritora, de su pluma impecable y elegante. Con buenas descripciones de los personajes, los lugares y la atmosfera de los ambientes. Pero la novela no es sólo eso.

Enseguida me enganchó el lado humano de la historia y para mí las batallas eran el hilo conductor en el que destacan valores humanos que parece que ahora están un poco trasnochados.

La historia narra las aventuras de dos hermanos, Ivanka y Ruslan, que se quedan huérfanos. Unos personajes muy bien dibujados, tan reales que he llegado a emocionarme en más de una ocasión con ellos. Aparte de que la pequeña Ivanka me robó el corazón desde las primeras páginas, tengo que confesarlo, aunque también es justo destacar los desvelos de Ruslan por cuidar de su hermana. Una de las cosas que más me gustaron es ver cómo viviendo una serie de circunstancias muy adversas, donde lo fácil es que su camino se hubiera torcido, ellos tratan de salir adelante con tesón, siempre dispuestos a trabajar, con nobleza, honor, luchando para sobrevivir, pero siendo leales, fieles el uno al otro y anteponiendo su amor fraternal a cualquier comodidad. En contraposición también hay un personaje con conducta temeraria, disoluta, irreflexivo que acaba pagando sus errores, momento que me llegó muy hondo.

Lo que me hizo pensar que esta novela es muy adecuada para que la lean los jóvenes, es un buen aprendizaje, aunque también la pueden disfrutar igual los adultos. Yo lo he hecho. A mí me ha encantado y ya espero la segunda parte, porque hay tramas que quedan abiertas en Estirpe Salvaje. Así que te felicito Montse, por lograr transmitir tantas sensaciones, emociones y valores humanos, sin olvidar envolverlo todo en una trama intensa e interesante de conflictos bélicos.

Un fuerte abrazo,
Margarita