lunes, 2 de febrero de 2009

De Paloma, otra escritora amiga

Paloma, una de las personas que conoce más a fondo la novela -y ella sabe por qué lo digo-, escribe...

Un relato épico que conmueve y entretiene al mismo tiempo. El mayor acierto de la novela está en el cuidado desarrollo de los personajes: el rebelde Glinka, un muchacho de apariencia salvaje y despreocupada pero con un corazón de oro, y los dos protagonistas: Ruslan, un niño obligado a ser hombre y la enigmática Yvanka, cuya arrolladora personalidad enamora desde la primera página. Además de la profundidad y realismo que Montse de Paz sabe otorgar a los personajes existe un cuidado estudio del lenguaje, una prosa elaborada, sencilla pero exacta, una destacada plasticidad en las descripciones y un contenido lleno de aventuras bien condimentado con historias muy humanas, cercanas a pesar del tiempo pasado en que se desarrolla la novela, que hacen de ésta una lectura deliciosa.

Ver el comentario completo en:

Paloma Muiña